Amor por Canarias, manual de cultivo exterior para salir de la península for ever. [DETALLADO]

Visto en cannarias.com/manualDeCultivo

El presente manual es una guía realizada a partir de la experiencia y los consejos de cultivadores de cannabis de las Islas canarias. Con estas nociones básicas, quien esté interesado en el cultivo exterior del cannabis, podrá iniciarse sin problemas en el conocimiento de la planta y sus variedades, las condiciones más propicias para su cultivo, las distintas fases de su evolución y el proceso a seguir previo a su consumo.


A la hora de elegir el lugar, tenemos que prestar atención a la luz, para ello debemos disponer de un lugar donde reciba cómo mínimo entre 6 y 10 horas de sol directo, preferentemente orientado hacia el sur y lejos de las miradas de extraños.

La temperatura ideal está entre los 18º y los 30º. En Canarias las temperaturas se mantienen a lo largo del año, por lo que las plantas no se verán sometidas a cambios bruscos de temperatura. Podemos plantar en tierras que reúnan unos mínimos de calidad, son adecuadas la turba, la fibra de coco y en general todas las que se utilizan en jardinería, siempre que permitan una buena aireación de las raíces y un buen drenaje (que chupe) del agua de riego. Evitaremos utilizar substratos ya usados o de calidad dudosa. La temperatura no supondrá un problema, más bien será una ventaja que no todos los climas nos pueden ofrecer.

Para asegurarnos unas plantas de calidad y que nuestro esfuerzo de buenos resultados, no es aconsejable plantar semillas de dudosa procedencia o las que encontremos en algunos cogollos. En los bancos de semillas especializados, grows o a través de otros cultivadores, encontraremos un mínimo de calidad y confianza en el producto. Las buenas semillas son de colores diversos, según el origen de la planta, pero suelen ser atigradas y no de gran tamaño.

- Humedecemos la tierra de la maceta que contiene la planta.
- Con la palma de la mano abierta sujetamos entre los dedos la base del tronco.
 Le damos vuelta a la planta y golpeamos suavemente con la otra mano todo el exterior de la maceta, para que salga todo el amasijo de tierra y raíces como si fuera un flan.
- Rápidamente, para evitar que las raíces se dañen por la luz, la metemos dentro del contenedor nuevo y rellenamos.

El trasplante es muy importante durante el crecimiento vegetativo ya que debemos dejar que las raíces se desarrollen sin impedimentos. Una manera de saber cuando trasplantar, es el momento en el que la planta dobla la altura de la maceta. Entonces es el momento de pasarla a una maceta mayor.

Cuando los días empiezan a hacerse mas cortos y las noches más largas, la planta empieza a desarrollar sus flores. En ese momento se interrumpe el crecimiento vegetativo y la planta concentra toda su energía en la producción de cogollos. El tiempo de floración oscila entre las 8 semanas en las variedades indicas más puras y las 14 semanas de las sativas.

El desgaste de energía debilita las hojas y empezarán a amarillear ya que la planta a parte de necesitar mucha luz solar utilizará los nutrientes de las hojas para el desarrollo de los cogollos. Es el momento de cambiar los fertilizantes y utilizar un abono rico en Fósforo y Potasio. En cuanto al riego lo ideal, es utilizar agua reposada sin cloro y esperar a que drene la maceta. Esperamos a que termine de salir el agua por los agujeros de la maceta y volvemos a regar con un poco de agua destilada o mineral, hasta que vuelva drenar. Durante la floración debemos procurar no utilizar ningún producto químico, en especial pesticidas y los abonos químicos, los primeros son tóxicos si los fumamos y los segundos afectarían al sabor de los cogollos.

Hay que evitar que los cogollos se humedezcan ya que se formarían hongos y se pudrirían, si esto sucede hay que tirarlos. Si vemos cogollos mojados, los sacudimos para que se sequen, también es conveniente, separarlos unos de otros, con delicadeza, para que estén mas ventilados. Un buen preventivo contra todo tipo de hongos, es pulverizar toda la planta con infusiones de cola de caballo.
En los últimos 15 días de la floración, lavaremos bien la tierra, con el doble o triple de agua que la capacidad de la maceta y le damos el último abono. A partir de ese momento, solo regaremos con agua.

Durante las primeras semanas de crecimiento de las plantas, las raíces, para crecer bien, deben de estar suficientemente aireadas (oxigenadas. Uno de los principales fallos que se cometen a l principio es precisamente el exceso de riego. ¿Cómo saber entonces la frecuencia de riego?, Pues muy sencillo: tocaremos la tierra y cuando notemos que la primera capa está seca, regaremos con mesura... En las islas no disponemos de mucha y en muchos casos la que tenemos procede de potabilizadoras. El agua del grifo suele contener altos niveles de sales alcalinas, sodio, cloro (que genera un suelo ácido)

Los principales nutrientes que necesita la marihuana son:, Nitrógeno, Fosforo, Potasio y los micronutrientes:Hierro, Zinc, Manganeso, Cobalto, Molibdeno y Cloro.

Las hojas más grandes, que no tienen resina, se pueden quitar antes de poner la planta a secar. A medida que las ramas vayan madurando, las iremos cortando. Con una tijeras se manicuran las hojas medianas y las pequeñas que sobresalgan de los cogollos y que se aprecie que no estén cubiertas con glándula de resina; es importante no manosear los cogollos para evitar que las glándulas de resina se rompan malogrando la buena conservación de ésta.  Para secar la hierba, colgamos las ramas o los cogollos sueltos ya separados boca abajo en un lugar oscuro, fresco, seco y ventilado. El secado durará de 1 a 3 semanas, dependiendo del clima. La potencia y calidad del producto, dependerá del secado.

Hay que vigilar la hierba a diario por si apareciera moho, las condiciones de curado pueden hacer que aparezcan hongos si no se abre la caja para que se airee. Si encontráramos hongos, hay que sacar los cogollos de la caja y colgarlos al sol.

No hay comentarios :

Publicar un comentario