¿Sabías que la orina es un excelente fertilizante/abono para las plantas? ¿Lo es también para las plantas de marihuana? ¿De qué se compone principalmente la orina?

La orina humana es un fertilizante barato, eficaz y abundante en todos nosotros; las personas orinamos aproximadamente 1,5 litros al día y principalmente desechamos el producto de degradación del metabolismo de las proteínas (entre las cuales puede haber diminutas trazas de cannabis si eres fumador habitual) El resto del producto natural incluye: Nitrógeno (N), Cloruros (CI) usualmente utilizado como desinfectante; Cetosteroides, Fósforo (P), Amonio, Creatinina y Ácido Úrico. También contiene potasio además de otros nutrientes necesarios en menor cantidad como el Magnesio y el Calcio, todos ellos de asimilación rápida. La orina es básicamente:

- Agua (aproximadamente el 95% de la orina)
- Urea (aproximadamente el 2,5% de la orina)

¿Y por qué es buena la orina como fertilizante/abono?
Los fertilizantes aportan a las plantas nutrientes primarios extra como Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K). A estos abonos o fertilizantes se les conocen como de tipo NPK si los tres están asociados juntos. En nuestra orina, de forma natural, se componen Nitrógeno y Fósforo mezclados en un 95% de agua... basicamente, estás ya ahorrando, tiempo y material; además, si se almacena en botes herméticos, aumenta el pH y minimizaremos los agentes patógenos.

La orina de una persona sana no contiene virus o bacterias y es biodegradable; se ha utilizado desde la antigüedad como un excelente fertilizante y fungicida sobre las plantas. Los nutrientes en la orina están perfectamente balanceados como un fertilizante completo y listo para aplicarse en las plantas y enriquecerlas con elementos esenciales para su crecimiento. Los efectos del nitrógeno y fósforo de la orina son muy parecidos a los de un fertilizante químico y pueden ser utilizados por las plantas rápidamente. Cabe destacar que la orina vertida sobre el sustrato se descompone en pocas horas y no produce ningún tipo de olor desagradable ni transmite factor nocivo alguno sobre las plantas.

¿Cómo debemos abonar nuestras plantas con orina?
Al respecto, desconozco bastante el tema. Lo mejor que puedo hacer por faciltar la información es hacer un copia y pega de una buena información. El artículo publicado en Ecologismos.com, sin duda es un gran ejemplo: (...)la incorporaremos al suelo, bien concentrada o diluida.Si la disolvemos en agua (en diferentes proporciones) reducimos el riesgo de toxicidad, en el caso de que la orina presentar algún problema de salubridad como los aludidos. Será muy conveniente en el caso de plantones o semillas. Tengamos en cuenta, por otra parte, que su almacenamiento debe realizarse en bidones u otros recipientes cerrados durante al menos un mes. En caso contrario, puede convertirse fácilmente en un atracción para insectos. Se llenará de mosquitos, muy probablemente, y serán vector de enfermedades, sobre todo si el agua está diluida, por lo que la mezcla con agua se hará justo antes de su aplicación."

Dosificación de orina:
- 1 parte de orina x 10 de agua. [1:10 para esquejes, plantas más pequeñas]
- 1parte de orina x 5 de agua. [1:5 para plantas grandes]
Se puede usar para crecimiento y floración, con una frecuencia media, cada 7 a 10 días.

También quiero facilitar un enlace de un estudio directo, realizado con plantas de cannabis, aplicando orina como fertilizante en ellas. Podreís ver en fotografías y con un gran seguimiento semanal como evolucionan las plantas de marihuana aplicando orina como abono. lamarihuana.com >> Estudio semanal de orina utilizada como fertilizante/abono (con fotografías) A propósito, compartimos enlaces interesantes de nuestra propia página con respecto al tema de hoy, la Orina;
Test de farmacias y metabolitos en el cannabis. ¿Qué marca un resultado positivo? ¿Y un resultado negativo? Distintos cortes ng/ml
- Duración del THC en la orina; porcentajes, días. ¿Cuánto tiempo es detectable en nuestro organismo? ¿Eres fumador habitual, o le distes solo un par de caladas?

¿Cuanto dura el cannabis en sangre? El cannabis es detectable en la sangre durante aproximadamente 12-24 horas tras un último consumo.

Hemos hablado mucho sobre el efecto del cannabis en la sangre, si podemos donar dicha sangre si somos consumidores de marihuana o que proceso natural sigue el cannabis dentro de nuestro cuerpo transportándose por nuestras venas hasta los distintos tejidos y órganos. Dejamos a continuación los enlaces relacionados >> ¿Se puede donar sangre si hemos consumido marihuana? ¿Por qué el cannabis queda retenido en nuestro organismo? No obstante, muchos usuarios siguen preguntando por la duración del cannabis en sangre. Vamos a realizar un esfuerzo extra en ser concisos, con buena información, y así quede reflejado la mejor respuesta.

En resumen, y si no quieres dejarte los ojos leyendo, El cannabis es detectable en la sangre durante aproximadamente 12-24 horas tras un  último consumo. Los análisis de sangre son el mejor detector de consumo reciente, ya que miden la presencia activa de THC en el sistema. Es por eso, que cuando te piden que te hagas la prueba de sangre en un control policial, esta prueba mide las últimas 24 horas perfectamente de un último consumo >> El procedimiento paso a paso de los controles de drogas (opiáceo-cannabis) de la DGT y el error común en el análisis de sangre.

Los cannabinoides son liposolubles (se almacenan en la grasa corporal), por eso es posible que después de un periodo prolongado de abstinencia (no fumar), tras la realización de algún ejercicio físico intenso o tras un periodo de estrés, se dé positivo sin haber realizado un consumo. Esto se debe a la “liberación” de los cannabinoides del tejido graso. En un cigarrillo de cannabis de entre 0,5 gramos y 1 gramo, del THC inhalado, sólo del 10% al 25% pasa al torrente circulatorio. De estas consideraciones se desprende que la dosis de THC que se absorbe con un cigarrillo está entre 0,2 miligramos y 4,4 miligramos.  Estos casi 5 miligramos son los que dan positivo en una prueba de drogas de orina, sangre o saliva... estos insignificantes 5 miligramos ya son detectables en tu organismo una vez pasen a a la sangre. De ahí, en 2-7 días, dependiendo del fumador, circulará continuamente por las venas hasta depositarse al 100% en distintos tejidos del organismo. La sangre se limpia de forma natural y constante.

¿Por qué es recomendable no donar sangre hasta pasados de 2 a 7 días?
Con un uso intensivo y frecuente, el cannabis es detectable en la sangre durante un máximo de 7 días.
Los análisis de sangre se utilizan con menos frecuencia eso sí... como muchos podremos observarlos en las investigaciones de accidentes, lesiones y en pruebas de verificación de drogas a conductores.

El examen de sangre busca la sustancia farmacológica real en lugar de sus metabolitos (productos después de que su cuerpo se descompone), que es lo que, por ejemplo, análisis de orina objetivo. Asimismo, sólo revela los niveles de contaminación por toxinas en su cuerpo justo en el momento de la prueba (pruebas de cabello se remontan en el tiempo). Una gran número de positivos en las pruebas de sangre desde una perspectiva stoners es que el tiempo de detección es más bien corto. Por lo general menos de dos días para un solo uso, o 3-4 días. Para un usuario normal es generalmente menos de 7 días o tal vez un poco más si el fumador es muy contundente, de 10 porros diarios por ejemplo.

¿Cómo se forma el THC y por qué se produce? ¿Qué sustancias van degradándose hasta formar el tetrahidrocannabinol? [2ªparte]

Ampliamos contenido, con relación a esta anterior entrada que ya publicamos, contrastando mejor la información >>¿Cómo se forma el THC y por qué se produce? ¿Qué sustancias van degradándose hasta formar el THC?

El Tetrahidrocannabinol es el principal compuesto orgánico del cannabis, basado en: Carbono [80,21%], Hidrógeno [9,62%] y Oxígeno [0,18%], con moléculas orgánicas relacionadas entre sí. [Biomolecular] Estos elementos presentes en el Tetrahidrocannabinol [Carbono, Hidrógeno y Oxígeno] destacan por ser los más comunes en los organismos vivos, los menos masivos y tener el número atómico más bajo. Su formula atómica la componen, veintiún átomos de Carbono, treinta átomos de Hidrógeno y dos átomos de Oxígeno. Dispone de un peso molecular de 314,45 gr / mol.
El fascinante proceso de síntesis de las plantas de cannabis, hasta producir finalmente el Tetrahidrocannabinol. El THC se origina en la misma planta del cannabis, perteneciendo así al primer grupo de cannabinoides: Los Sintetizados. Gracias a la síntesis de componentes por reacciones diversa con distintos ácidos, principalmente, y reacciones a la luz ultravioleta; el Tetrahidrocannabinol es segregado en las estructuras glandulares conocidos como tricomas. Las reacciones de degradación, tales como la Descarboxilación [eliminar dióxido de carbono del agua] y la Isomerización [transformar una molécula en otra], son las más importantes para comprender esta síntesis de enzimas hasta producirse el Tetrahidrocannabinol en los tricomas.

Estos tricomas son producidos en la savia viscosa durante las últimas semanas de vida de la planta de cannabis [Floración], de esta manera, el Tetrahidrocannabinol, alcanza sus picos más elevado de concentración por tricomas producidos.

Se han identificado al menos 113 cannabinoides procedentes y originados en la planta de cannabis. [Sintetizados] El Tetrahidrocannabinol, principal cannabinoide, se produce dentro de las células de los tricomas a través de la Biosíntesis, donde las enzimas catalizan una serie de reacciones químicas para producir moléculas complejas a partir de moléculas simples. Estas enzimas trabajan como nanomáquinas biológicas que utilizan la energía química, en vez de energía mecánica, para construir estructuras de naturaleza proteica.

El proceso biológico de sintesis puede leerse de forma detallada en el siguiente enlace:
La Biosintesis de los Cannabinoides [1] y La Biosintesis de los Cannabinoides [2]
El proceso de Descarboxilación, aplicar calor para producir el THC.
Los cannabinoides producidos por la planta [Sintetizados] se encuentran en forma ácida. Cuando se aplica calor o por acción de la radiación Ultravioleta [UV], estos cannabinoides pierden una molécula de Dióxido de Carbono [CO2] y pasan a su forma neutra, a este proceso se le denomina descarboxilación. De esta forma, cuando se fuma o vaporiza una muestra de cannabis, gran parte de los cannabinoides presentes se descarboxilan por el efecto del calor y pasan a su forma neutra. Al perder el Dióxido de Carbono, el THCA se convierte en Tetrahidrocannabinol, que es una molécula más pequeña y, por tanto, menos pesada que el THCA [El Ácido Tetrahidrocannabinolico pesa 358 gramos por molécula, mientras que el Tetrahidrocannabinol pesa 314,45 gramos por molécula]. Considerando esa pérdida, por cada molécula de THCA tendremos 0.877 moléculas de Tetrahidrocannabinol.

El proceso de Descarboxilación puede leerse de forma detallada en el siguiente enlace:

Combustión del cannabis ¿Qué temperatura alcanza la boquilla de un porro de cannabis? ¿Y en los labios? ¿A qué temperatura se degrada el cannabis?

La temperatura, en el momento del aspirado de la calada de un "porro" de cannabis, está cerca de los 900ºC y baja a unos 700ºC cuando se encuentra en reposo. Estas altas temperaturas son las que queman, carbonizan o degradan nuestra marihuana hasta la combustión si empleamos temperaturas inadecuadas.

El THC se degrada entre los 155ºC y los 157ºC. Si en el momento de la aspirada se producen 900ºC, tenemos una secuencia de segundo para aspirar los componentes naturales del THC antes de que se conviertar en pura ceniza debido a la excesiva combustión. Cuando enciendes un porro, el humo es una mezcla de cannabinoides y un número de subproductos de la combustión algo tóxicos, como los Hidrocarburo aromático policíclico. De hecho numerosos análisis han demostrado que el humo de un canuto contiene poco más del 10% de los cannabinoides, el resto está constituido por productos de la combustión. 

En contraste, las nubes que salen de un vaporizador contienen hasta un 95% de cannabinoides, y sólo pequeñas trazas de HAP. Además, porque las temperatura bajas no destruyen ningún cannabinoide a través del calor. Si no utilizas o no has fumado vaporizadores nunca, este artículo puede abrirte los ojos definitivamente. Hay que tener cuidado con las temperaturas y los puntos de ebullición en relación con el cannabis. Nadie quiere descomponer el cannabis en vez de disfrutarlo en sus distintas facetas (aceites, té...) Hace unos meses publicamos en esta misma página una tabla donde especificábamos las temperaturas perfectas para vaporizar el cannabis; detallando los distintos componentes (THC,CBD, CBN...), las temperaturas idóneas y las características que se presentan >>  ¿Cuál es la temperatura idonea para vaporizar cannabis? ¿Qué variedades necesitan más o menos temperatura? ¿Qué propiedades tienen en nuestro organismo?

¿A que temperatura se degrada el cannabis? ¿Si hervimos el cannabis que temperaturas son optimas?
(1) El THC no es hidrosoluble, es decir que no se disuelve en el agua sino en las grasas (tejidos corporales, por ejemplo.) (2) La temperatura de hervor del agua es menor a la temperatura de degradación del THC, obvio.

El Índice Merck es una enciclopedia de sustancias químicas, fármacos y biomoléculas con más de 10.000 monografías de sustancias o grupos de compuestos relacionados. El Merck Index enumera el punto de ebullición del Delta 1 Tetrahydrocannabinol (THC) a 200° C ( o 392 ° Fahrenheit). No obstante, antes de que hierva el THC, otras partes del cannabis se evaporan, estas son algunas de las temperaturas importantes que caben destacar:

- 21 ° C (70 ° F) los terpenoides más volátiles comienzan a evaporarse, dando un olor acre al aire.
- 31 ° C (87 ° F) los terpenoides menos volátiles comienzan a evaporarse, dando el aire, incluso los olores más penetrantes.
-  39 ° C (102 ° F) todos los terpenoides son evaporados bajo bastante rapidez.
- 50 ° C (122 ° F) el THC-ácido en forma de la molécula de agua retenida en forma de carbonato, se evapora. Esto activa el THC.
- 66 ° C (150 ° F) cannabidiol (CBD) se funde y comienza a evaporarse.
- 185 ° C (365 ° F) Cannibinol (CBN) forúnculos.
- 200 ° C (392 ° F) el THC se reduce drasticamente.

Desde la página Druglibrary.org nos indican otros puntos de degradación de componentes relacionados con el cannabis y la temperatura que tienen que alcanzar para descomponerse:

- Tetrahydrocannabinols [155-157º C] -  [311-314º Fahrenheit]
- Cannabinols [185º C] -  [365º Fahrenheit]
- Cannabidiols [187-190º C] - [368.6-374.0º Fahrenheit]